Gobierno de Chile

INICIO » Necesidades Educativas Especiales (NEE)

Política


  
POLÍTICA PARA LA EQUIPARACIÓN
DE OPORTUNIDADES DE LOS NIÑOS Y NIÑAS CON NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES EN EL NIVEL DE
EDUCACIÓN PARVULARIA
 
Santiago, Noviembre de 2003
 
                          
   
INTRODUCCIÓN
 
Los avances en la política de integración del Ministerio de Educación, posibilita que cada día más párvulos con algún tipo de discapacidad sean integrados a la educación regular. Frente a esta realidad se hace indispensable avanzar hacia el desarrollo de una política articulada entre Educación Parvularia y Educación Especial, con el objetivo de favorecer desde el Nivel Central, una mejor coordinación en los equipos técnicos de las regiones y promover con más fuerza la integración escolar, desde los primeros niveles educativos del Sistema.
 
En el marco de los Proyectos Internacionales financiado por el CIDI/OEA, Programa de Educación Especial en conjunto con el nivel de Educación Parvularia, a partir del año 2000, han estado desarrollando materiales educativos para apoyar los proceso de integración escolar de niños y niñas de 0 a 6 años con necesidades educativas especiales.
 
El trabajo realizado en torno a estos materiales, nos ha permitido constatar la necesidad de información y preparación que tienen las educadoras de párvulos para enfrentar el desafío que significa integrar niños y niñas con necesidades educativas especiales (NEE) en sus aulas.
 
Inspirados en los derechos de participación, igualdad de oportunidades y no discriminación, el Ministerio de Educación, a través del nivel de Educación Parvularia y Educación Especial presentan a continuación una política de trabajo conjunto para los próximos 3 años.
 
  
María Victoria Peralta Espinosa
Coordinadora Nacional Unidad de Educación Parvularia
  
María Luisa Meza Luna
Coordinadora Nacional de Educación Especial
 
    ---------------------------------------
  
 
I.-   ANTECEDENTES PARA UNA POLÍTICA DE TRABAJO CONJUNTO: EDUCACIÓN ESPECIAL Y EDUCACIÓN PARVULARIA.
 
 
 
I.1. Derecho a la educación para todos los niños/as
 
        Los principios básicos que deben orientar la política educativa para todos los niños y niñas, son los mismos que para los que tienen alguna discapacidad; principios consagrados en los instrumentos internacionales de Derechos Humanos y más particularmente en la Convención sobre los Derechos del Niño
 
        La Convención Internacional de los Derechos del Niño tiene una propuesta muy clara en torno a la educación, en ella se establece:
 
·       La educación es un derecho de todos los niños/as
·        El acceso a este derecho debe estar eximido de discriminación e inspirado en la igualdad de oportunidades.
·       Se debe garantizar al interior del sistema escolar un trato compatible con la dignidad humana.
·       La educación se orientará por objetivos de calidad, que desarrollen al máximo las capacidades del niño, preparándole para la vida adulta.
·        La educación debe realizarse en medio de una convivencia respetuosa de los derechos humanos, la libertad, la justicia, respeto y la promoción de la participación de los niños en los asuntos de su interés.
 
El eje central de esta Convención es que consigna a los niños, como sujetos de derecho, lo que implica un cambio sustantivo en la relación entre los niños/as, el mundo adulto y el Estado.
 
El hecho de que niños y niñas sean titulares de derecho, hace necesario implementar cambios legales, institucionales y culturales para que estos derechos sean efectivamente respetados y puedan ser exigidos.
 
La escuela por lo tanto, debe ser un instrumento donde se favorezca la igualdad de oportunidades para todos, además de un espacio de integración social, donde se conoce, comparte y convive con personas provenientes de otros grupos sociales y se aprende a respetar y valorar las diferencias individuales. Se busca la mayor calidad educativa para todos, para lograr su plena participación e integración social y productiva en el mundo adulto.  
 
La escuela debe ser el espacio privilegiado, en que aprendamos a convivir con los otros, y en que cada uno tenga la oportunidad de desarrollar al máximo sus capacidades de aprendizaje.
 
Otro aspecto importante es que la Convención de los Derechos del Niño en su artículo   segundo, deja en claro que los niños/as no deben ser objeto de ningún tipo de discriminación. Esto no significa tratar a todas las personas de la misma manera, sino por el contrario, ofrecer las ayudas y oportunidades que cada persona necesita de acuerdo a sus características y necesidades individuales. Por lo tanto, implica que los Sistemas Educativos han de proveer los recursos humanos, materiales y financieros necesarios para que los niños/as con NEE, cuenten con las ayudas necesarias que faciliten su proceso de aprendizaje y su autonomía personal. En este sentido, la igualdad de oportunidades no hay que entenderla sólo en relación con el acceso a la educación, sino con el derecho a una educación de igual calidad[1][1]
 
 
I.2 Bases Curriculares: Un marco orientador para la atención de la Diversidad
 
Las Bases Curriculares de la Educación Parvularia ofrecen una gran oportunidad de poder generar cambios significativos y de calidad en la educación de niños y niñas, señalando como propósito: “Favorecer una educación de calidad, oportuna y pertinente, que propicie aprendizajes relevantes y significativos en función del bienestar, el desarrollo pleno y la trascendencia de la niña y del niño como personas”.[2][2] Este marco orientador para la educación de los niños menores de seis años y los principales ejes de la Reforma Educacional Chilena, enmarcan las políticas del nivel de Educación Parvularia.
 
Este nuevo currículo que se propone como marco orientador para la educación desde los primeros meses hasta el ingreso a la Educación Básica, toma en cuenta las condiciones y dan sentido al quehacer educativo a inicios del siglo XXI, y han sido elaboradas teniendo como objetivo:” propiciar aprendizajes de calidad en las niñas y niños que sean pertinentes y consideren las diversidades étnicas, lingüísticas y de género y las necesidades educativas especiales, junto a otros aspectos culturales significativos de ellos, sus familias y comunidades”.
 
El desarrollo de una educación integral como la proponen las Bases Curriculares, implica cambios en el ámbito del Sistema y de las Políticas Educativas, en el funcionamiento de los establecimientos, en las actitudes y prácticas de los docentes y en los niveles de relación de los distintos actores.
 
Es una Reforma que se propone impactar en forma paulatina y global todas las dimensiones de la sociedad, transformar el Sistema Educativo en instrumento de integración social y así dar respuesta a la diversidad de necesidades educativas que presentan niños/as y jóvenes de nuestro país.
 
Las nuevas exigencias y competencias técnicas que demandan estos nuevos enfoques educativos, ponen en evidencia la necesidad de remirar las formas de enseñar y aprender desde y para la diversidad, esto implica que las comunidades educativas enriquezcan y flexibilicen el curriculum y sus prácticas pedagógicas de acuerdo a las carácterísticas de las comunidades a las que los niños pertenecen y a las diferencias individuales de cada alumno en particular; trabajen de manera colaborativa con la familia y con otros profesionales; realicen una gestión eficaz de los recursos humanos y materiales (biblioteca, informática educativa), así como de la infraestructura escolar.
 
Avanzar hacia la construcción de comunidades educativas inclusivas, abiertas y respetuosas de la diversidad, capaces de proporcionar una cultura común a todos los niños/as pero a la vez diversificada, que evite la discriminación y la desigualdad de oportunidades (R. Blanco). no es una tarea fácil, requiere del compromiso de toda la comunidad educativa; de docentes actualizados en enfoques de atención a la diversidad, que permitan romper con la mirada homogeneizadora, para dar paso a una educación basada en el respeto y la valoración de las diferencias individuales.
 
I.3 Bases Curriculares, necesidades educativas especiales NEE y trabajo con familia
 En las Bases Curriculares se le reconoce a la familia su rol fundamental como primera educadora de sus hijos y responsable de los procesos de socialización, adquiriendo un profundo sentido por ser transmisora de la cultura local, compartiendo con la Educación Parvularia un diálogo, que complementa la labor educativa y genera experiencias de desarrollo y aprendizaje que potencian a los niños/as.
En esta perspectiva cada niño/a tiene su propio contexto que influye decisivamente en el desarrollo de competencias, habilidades, intereses, capacidades, aspectos que deben ser considerados como el punto de partida para desarrollar y descubrir sus potencialidades y dar respuestas a sus necesidades.
 
Los educadores y adultos cercanos a los niños, constituyen un elemento esencial en el desarrollo de los procesos de aprendizaje, generando una gama de experiencias y posibilidades a través de la interacción, exploración, creación e integración que enriquecen su ambiente educativo.
 
Es importante una relación de colaboración entre todos los implicados en el proceso educativo de niños/as con NEE, entre los directivos de los establecimientos y los profesores, entre docentes, entre educadores, especialistas y padres, entre los propios niños/as. Las familias han de participar en las actividades de la escuela, en el apoyo de determinados aprendizajes en el hogar y en el control de los progresos de sus hijos/as.
 
 
I.4        Educación con Calidad y Equidad
 
Avanzar en el principio de la Calidad, requiere de un currículum abierto y flexible, condición fundamental para responder a la diversidad, ya que permite tomar decisiones ajustadas a las diferentes realidades sociales, culturales e individuales.
La respuesta a la diversidad implica además un currículum amplio y equilibrado en cuanto al tipo de capacidades y contenidos que contempla. Los enfoques metodológicos deben estar centrados en el niño/a, facilitando la diversificación y flexibilidad de la enseñanza, de modo que sea posible personalizar las experiencias de aprendizajes comunes. El punto central es cómo organizar las situaciones de aprendizaje de forma que todos los niños/as participen sin perder de vista las necesidades y competencias específicas de cada uno.
En varios países latinoamericanos se están desarrollando programas de integración escolar para los distintos grupos con discapacidad, estableciendo como referente para la educación de estos niños/as, el currículum común con las adaptaciones necesarias.
Una política de integración de niños con necesidades educativas especiales (NEE), equipara las oportunidades de la población que presenta mayores barreras de aprendizaje, avanzando así, hacia la construcción de comunidades educativas inclusivas.
 
I.5 Trabajo colaborativo entre educadoras de párvulos, profesores y especialistas en Educación Especial
El nuevo marco curricular otorga un rol central a las educadoras, como formadoras y modelos de referencia para los niños y niñas. Dar respuesta a la diversidad existente en las aulas requiere de profesionales comprometidas con gran capacidad para investigar y conocer los grupos humanos y las comunidades a las cuales dirige su labor.
 
Si bien el compromiso y la capacidad técnica son fundamentales, es indispensable que las educadoras cuenten con los apoyos humanos y los recursos materiales necesarios para dar respuestas más eficaces a las necesidades educativas especiales (NEE) de los niños/as.
 
Desde esta perspectiva, se hace indispensable fortalecer las instancias de trabajo conjunto entre los niveles de Educación Parvularia y Educación Especial que permita enriquecer y actualizar las competencias tanto de las educadoras como de los especialistas para favorecer el acceso y progreso de los alumnos con NEE en el sistema de educación regular.
 
Asumir la diversidad y comprometerse con el aprendizaje de todos los alumnos demanda nuevas formas de enfrentar el trabajo educativo en las escuelas, para estos efectos se requiere un clima de colaboración y confianza, en el cual primen valores de acogida, respeto y solidaridad, los cuales no sólo beneficiarán a los niños/as con necesidades educativas especiales sino a la comunidad en su conjunto.
 
 
I.6 Opciones educativas para los niños y niñas con necesidades educativas especiales NEE :
 
El programa de Educación Especial de la División de Educación General del Ministerio de Educación, es una modalidad de tipo transversal e interdisciplinaria, encargada de potenciar y asegurar el cumplimiento del principio de equiparación de oportunidades de niños/as y jóvenes que presentan necesidades educativas especiales(NEE), derivadas o no de una discapacidad en todos los niveles y modalidades del sistema escolar.
 
Sus propósitos generales apuntan a asegurar aprendizajes de calidad a todos los niños/as y jóvenes con NEE, velar por que estos niños reciban los apoyos técnicos y materiales necesarios que les permitan progresar y participar, parcial o temporalmente del aprendizaje escolar.
Una de las metas también muy importantes para este programa es promover la atención a la diversidad y la aceptación de las diferencias individuales en el sistema educativo regular.
 
Existen distintas ofertas educativas a través de las cuales se desarrolla este programa:
 
a) Establecimientos de educación regular:
con Proyectos de Integración (PIE) y grupos
diferenciales.
 
-          Los proyectos de Integración Escolar son una estrategia o medio que dispone el Sistema Educacional que permite obtener los recursos humanos y materiales para dar respuestas educativas ajustadas a niños, niñas o jóvenes con NEE ya sea derivadas de una discapacidad o con Trastornos específicos del lenguaje (TEL) en la educación regular.
 
El trabajo pedagógico con los niños/as integrados, debe tener como marco, las Bases Curriculares y los OFCM, tanto para Educación Parvularia y/o Educación Básica según corresponda.
 
-         Los grupos diferenciales de los establecimientos de Educación Regular tienen como propósito atender alumnos y alumnas con NEE no asociadas a una discapacidad, que presentan problemas de aprendizaje y/o adaptación escolar. Para estos efectos los establecimientos educacionales cuentan con un docente especialista en Educación Especial y/o Diferencial.
 
 
b) Escuelas Especiales: que ofrecen servicios educativos a niños/as con discapacidad: intelectual, auditiva, visual y motora con graves alteraciones en la capacidad de relación, comunicación y trastornos de comunicación oral.
  
Las Escuelas Especiales de Lenguaje en la actualidad, ofrecen servicios educativos a niños/as entre 3 y 6 años de edad, con trastornos específicos del lenguaje(TEL), que no reciben ningún tipo de atención educativa formal regular y a niños/as de Escuelas Especiales con trastornos específicos del lenguaje y/o de escuelas básicas con proyectos de integración aprobados por el Ministerio de Educación.
 
c) Las escuelas y aulas hospitalarias ofrecen servicios educativos compensatorios a niños/as del sistema regular y especial que por problemas de salud, deben permanecer en centros hospitalarios o en tratamiento ambulatorio durante un período sostenido de tiempo.
 
      
I.7 Integración Escolar
 
Se entiende la integración escolar como la herramienta educativa del principio de normalización, es decir el derecho de las personas con discapacidad a participar en todos los ámbitos de la sociedad, recibiendo el apoyo que necesitan en el marco de las estructuras comunes de educación. El principio de integración se sustenta en el derecho que tiene toda persona con discapacidad a desarrollarse en la sociedad sin ser discriminados.[3][3]
 
La integración escolar implica una nueva forma de concebir los procesos educativos, de abordar las diferencias individuales de los alumnos y de utilizar los recursos humanos, materiales y técnicos que puedan existir tanto en el establecimiento educacional como en su entorno.
 
Desde esta perspectiva, la política de la integración escolar del Ministerio de Educación, responde al derecho a la educación, a la participación y a la no discriminación que tienen todos los niños, niñas y jóvenes del país. Se basa en una serie de acuerdos internacionales[4][4] firmados y ratificados por Chile y está normada por la Ley Nº 19.284 y su reglamento de educación, Decreto Supremo 01/98.
 
Actualmente, el sistema escolar atiende, en el ámbito de la Educación Especial, aproximadamente cerca de 101.000 niños y niñas y jóvenes con discapacidad, de los cuales alrededor de 86.000 están en escuelas especiales y 15.000 en establecimientos de educación regular a través de Proyectos de Integración Escolar.
 
 
1.8 Acciones del Ministerio de Educación para promover e implementar la política de integración escolar
 
El programa de Educación Especial del MINEDUC, realiza a nivel nacional y provincial jornadas de sensibilización para la integración escolar, talleres para la formulación de Proyectos de Integración Educativa (PIE), de intercambio de experiencias educativas entre escuelas y liceos integradores entre otras, las cuales han permitido poner el tema con más fuerza en la opinión pública, logrando una mayor sensibilización y compromiso de la comunidad educativa.
 
Dentro de las proyecciones que tiene este programa, está la de articular sus acciones de coordinación con los diferentes niveles y modalidades del sistema educativo y es en este escenario que con la Unidad de Educación Parvularia, ha comenzado a desarrollar a partir del primer semestre del año 2003, un proyecto de apoyo a las educadoras de párvulos de los 1eros y 2º niveles de transición en el tema de NEE.
 
 
II.- Política de trabajo conjunto Educación Parvularia y Educación Especial.
 
 
Antecedentes:
Las Bases Curriculares para la Educación Parvularia expresan en uno de sus Principios:
 
Cada niña y niño, independientemente de la etapa de vida y del nivel de desarrollo en que se encuentre, es un ser único con características, necesidades, intereses y fortalezas que se deben conocer, respetar y considerar efectivamente en toda situación de aprendizaje. Igualmente se debe tener en cuenta que la singularidad implica que cada niño aprende con estilos y ritmos de aprendizaje propios”[5][5]
 
En él se deja de manifiesto, que para ampliar las posibilidades de aprendizaje de todos los niños y niñas sin excepción, es fundamental desarrollar currículos que potencien las fortalezas que ellos tienen y no sólo se limiten a compensar las carencias o necesidades que puedan tener.
 
Según los nuevos contextos emergentes en que ellos se desenvuelven, se encuentra el de favorecer que sean activos partícipes del tiempo y del espacio que les ha tocado vivir, aprovechando todas las oportunidades de aprendizaje que las personas y los ambientes generan actualmente.
 
En esta forma se está contribuyendo a la equidad y al mejoramiento de la calidad de los aprendizajes de niños y niñas, favoreciendo así su integración al aula regular.
 
Este principio debiera ser considerado tanto en las propuestas de ámbitos, núcleos y aprendizajes esperados, como en las orientaciones que plantean las BC , abordándolo en forma transversal e integrada, haciendo las adecuaciones curriculares necesarias, según las características del niño/a que sea sujeto de integración, en un grupo de párvulos determinado.
 
Desde el Nivel de Educación Parvularia, se están realizando acciones conjuntas con Educación Especial, que permiten ir avanzando en la sensibilización y preparación de los profesionales para trabajar con niños y niñas con necesidades educativas especiales entre 4 y 6 años.
 
En este contexto se ha trabajado con las educadoras un material que es autoinstructivo, producto del proyecto OEA: “Impulsos al Proceso de Integración Educativa de la Población con Discapacidad a los Centros de Educación Inicial y Preescolar”, que tiene como propósito apoyarlas en su trabajo educativo en el aula, en el marco de las Bases Curriculares. Por esta razón se abordan temas como las neurociencias, trabajo con familias de niños con NEE, adecuaciones curriculares etc.
 
Este proceso se inició como una experiencia piloto durante el año 2003 en Escuelas de Referencia y a través de algunos Comités Comunales, en la VI, VIII y RM (DEPROV Stgo. Norte). Cada una de las educadoras participantes ha recibido el material, con el compromiso de trabajarlo con sus colegas. En estas regiones se han diseñado las actividades de autoinstrucción de acuerdo a las necesidades, posibilidades e intereses de cada una de ellas.
 
Otro ámbito de acción, se ha desarrollado con los profesionales de las Escuelas de Lenguaje que atienden niños/as entre 4 y 6 años, con el objeto de apoyarlos en la implementación de la Bases Curriculares de la Educación Parvularia, favoreciendo el carácter integrador que deben tener estas escuelas.
 
 
Objetivos de la política de trabajo conjunto Educación Especial/ Educación Parvularia.
 
 
Objetivo Nº 1
 
1)         Promover y apoyar la implementación de la Política de Integración escolar en el nivel de educación parvularia
 
Objetivos específicos
 
a)         Establecer una mayor articulación entre los equipos regionales y provinciales de educación parvularia y educación especial para el desarrollo de un trabajo conjunto en la difusión e implementación de la política de integración.
 
b)         Sensibilizar a la comunidad educativa en el tema integración escolar.
 
c)          Actualizar a educadoras de párvulos en el manejo de conocimientos y estrategias que favorezcan la integración y aprendizaje de niños/as con NEE.
 
d)         Actualizar a los equipos de especialistas en las Bases Curriculares de la Educación Parvularia
 
e)         Dotar a las educadoras de párvulos y a los equipos de especialistas que apoyan los procesos de integración de materiales educativos y recursos didácticos.
 
f)           Generar estrategias de articulación MINEDUC- JUNJI - Fundación INTEGRA para favorecer el paso de los niños con NEE a las escuelas regulares.
  
 
Acciones
 
Reuniones de articulación entre equipos regionales de educación parvularia y especial de las regiones focalizadas I, XI, V para organizar trabajo conjunto.
 
Incorporar la temática integración escolar y atención a la diversidad en jornadas de escuelas de referencia de educación parvularia.
 
Crear las instancias para dar a conocer el Material “La integración en la Educación Parvularia” y para organizar su aplicación.
 
Realizar jornadas de trabajo para la implementación y uso de los materiales didácticos que se entregrarán tanto a educadoras de párvulos como a profesores especialistas.
 
Dar apoyo y hacer seguimiento del trabajo realizado durante el año 2003 con el Material de autoperfeccionamiento “La integración en la Educación Parvularia” a los establecimientos de la experiencia piloto. (VI, VIII y RM (Santiago Norte)).
 
Objetivo Nº 2.
 
Difundir y apoyar la implementación de las Bases Curriculares en las Escuelas Especiales de lenguaje
 
Acciones
 
a)    Jornadas de sensibilización con los equipos técnicos de las Escuelas Especiales de lenguaje en torno a las Bases Curriculares (RM (1 Deprov), IV y VIII).
 
b)    Dotación de textos y documentos de apoyo a los equipos profesionales de las Escuelas de Lenguaje, en relación a las Bases Curriculares, su implementación y puesta en marcha en el trabajo directo con niños/as.
 
 
Objetivo Nº 3
 
Generar y compartir acciones de difusión de esta Política, con otras instituciones que atienden párvulos y con universidades e institutos profesionales que forman educadoras de párvulos y educadoras diferenciales.
 
Acciones
 
a) Coordinación con JUNJI y Fda. INTEGRA, para      compartir experiencias de integración, con el objeto de aunar esfuerzos en este sentido y brindar una mejor atención a niño/as con NEE.
 
b) Coordinación con Universidades locales para sensibilizar a alumnas tanto de Educación Especial y Educación Parvularia sobre el trabajo integrado que se puede realizar entre ambas especialidades.
 
 
 
Bibliografía.
 
·                                                                                                                                     Bases Curriculares para la Educación Parvularia; Mineduc 2001
  • Marco de Acción de Dakar. Educación para todos: cumplir nuestros compromisos comunes. Dakar, Senegal. Abril 2000.
  • Programa de Educación Especial; MINEDUC /División de Educación General/ Stgo.2001
  • Escuela, familia y discapacidad; MINEDUC /División de Educación General/ Stgo.2002 
  • Orientaciones 2003; MINEDUC /División de Educación General/ Stgo.2003
  • “Hacia el desarrollo de escuelas inclusivas”; UNICEF/UNESCO/HINENI /2002
  
 
EMG/PGL
Santiago , Noviembre 2003


[6][1] “Hacia el Desarrollo de Escuelas inclusivas”(Inclusión de niños con discapacidad en la escuela regular)
Documento: HINENI/UNESCO/UNICEF
[7][2]Bases Curriculares de la Educación Parvularia”
MINEDUC octubre 2000
[8][3] En la década de los 90, la integración ha sido asumida por una gran cantidad de países del mundo, producto de una serie de eventos internacionales entre los cuales se destacan la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, La Conferencia Mundial de Educación para Todos (Jomtien, 1990); la Conferencia Mundial sobre Necesidades Educativas Especiales: Acceso y Calidad (Salamanca, 1994) y el Foro Mundial de Educación para Todos (Dakar, 2000)
[9][4]En nuestro continente las reuniones de Ministros de Educación, tanto de Kingston, en 1996 y más recientemente de Cochabamba en 2001, han reafirmado la necesidad de valorar la diversidad, y considerar en los procesos pedagógicos las diferencias individuales que presenten los alumnos, incluidas aquellas asociadas a discapacidad, con el fin de favorecer mejores aprendizajes y el avance hacia una escuela regular más inclusiva. Asimismo, recomiendan el desarrollo de escuelas integradoras, ya que estas favorecen la igualdad de oportunidades, proporcionan una educación más personalizada, fomentan la solidaridad y cooperación entre los alumnos y mejoran la calidad de la enseñanza de todo el sistema educativo.
[10][5]“Bases Curriculares para la Educación Parvularia”